Me Nombro y Hablo por las Mujeres Indígenas

Tarea #5 por Anna Norman-Wikner

Mikeas Sánchez nació en Chiapas, México en 1980. Sánchez obtuvo su maestría en educación, y junto con escritura en su lengua nativa Zoque, ella es una poeta, y una traductora. Ella es la autora de dos libros de poesía y ha ganado muchos premios incluyendo, el premio Pat O’tan Indian State Poetry y el primer premio narrativo, y fue nominada para el premio carretilla en 2014. La obra de Mikeas Sánchez ha sido traducida a muchos idiomas diferentes, incluyendo alemán, maya e inglés. Sánchez también es conocido como una defensora de los derechos humanos, y una de las maneras en que lo hace es a través de su poesía destacando la importancia de la fuerza de la autonomía de las mujeres indígenas. Mikeas Sánchez utiliza su propia voz para llamar la atención sobre la violencia contra las mujeres indígenas, y la importancia de la auto-aceptación.

En su libro Mojk’jäkä-Mokaya, Mikeas Sánchez utiliza su escritura para defender la libertad de las mujeres indígenas al incorporarlas en muchos de sus poemas. Sánchez hace esto principalmente en la cuarta parte de el libro se llama, Mojk’jäkä. Aquí, Sánchez escribe sobre los cuerpos de las mujeres indígenas lo que puede suceder cuando el cuerpo de una mujer esta adorada, y lo que sucede cuando le quita la autonomía corporal. De alguna manera, parece que conocer y amar a tu cuerpo es uno de los mayores actos de rebelión que una mujer puede hacer, y de esta manera da confianza y una voz a las mujeres. Mojk’jäyä también explora lo que sucede cuando esa voz está completamente sofocada, usualmente por la violencia, y por qué es importante que Sánchez use su propia voz en su defensa. Esto es especialmente evidente en los cuatro poemas “Uno,” “Dos”, “Tres,” y “Once” (pg. 77, 75, 78,79, 101).

“Soy mujer / y celebro cada…” esta es la línea que es parte del poema “Uno,” que se repite dos veces. Esta línea es importante porque de inmediato la escritora está haciendo una declaración descarada, confiada, “Soy mujer” y además, ella ama cada parte de sí misma. En este poema, Sánchez se atreve audazmente al lector a decirle que ella está equivocada y que ella no debe amar cada parte de sí misma. Hay otra línea, “Todas las contradicciones son maravillosas porque me pertenecen.” En esta parte, el “contradicciones” son todas las diversas partes del cuerpo que a una mujer se le dice amar o no amar, y en esta línea ella está afirmando que cada parte de ella es maravillosa. En la última mitad del poema Sánchez escribe, “Soy mujer y celebro cada arteria / donde aprisiono los secretos de mi estirpe / y todas las palabras de los ore’pät están en mi boca / y toda la sabiduría de las ore’yomo están en mi saliva.” Esto simboliza el profundo patrimonio Zoque que la autora posee, la cual es tan profundos que están en su sangre y su saliva. Este poema es significativo porque al aceptar cada parte de sí misma, Sánchez reconoce los lazos irremplazables que hereda de la cultura Zoque. Escribiendo un poema de auto aceptación, con mucha confianza, ella hace una declaración, “Soy una mujer indígena, y no me puedes silenciar” que tiene un efecto dominó sobre otras en la defensa de las mujeres indígenas.

Mientras que el primer poema de Mojk’jäyä es una pieza muy valiente, uno mismo asegurado, poema “Dos” asume más de una actitud defensiva. Este poema, como muchos otros en Mojk’jäyä, comienza con la línea, “Me nombro y hablo por todas las niñas maltratadas.” Esta es una declaración inicial que inmediatamente permite a los lectores saber quién es el sujeto del poema. Desde la siguiente línea, “que juegan su inocencia / desde un callejón sin farolas,”los lectores pueden asumir que estas niñas fueron víctimas de algún tipo de violencia, la más probable violencia sexual, ya que las callejuelas oscuras son un escenario estereotipado para el asalto. Este poema también utiliza yuxtaposición, palabras como, “la primera lluvia de mayo / y el rugido del lobo / el gemido del tigresa / el olor a madreselva de la ternura” desafían entre sí, suave versus contundente. Es posible que al usar esta yuxtaposición, Sánchez esté tratando de transmitir el gran contraste entre el hombre y la joven que está siendo violada. Lo que hace que este poema sea tan significativo, no es sólo el hecho de que Sánchez ha tratado la violencia contra las mujeres, sino que está usando su propia voz para defenderlas. “Me nombro y hablo por todas” es una línea poderosa porque es una afirmación, exuda confianza, y demuestra que Sánchez está hablando por las mujeres que había sido violadas, y usando sus palabras ella les está dando una voz.

Del mismo modo, el poema “Tres” comienza con la línea, “Me nombro y hablo por todas las muchachas violadas” y de nuevo, los lectores saben exactamente de qué se trata el poema. Este poema habla de la niñez que fue tomadas de estas mujeres violadas. “Que buscan su niñez en el zumbido del abejorro / y en el vaivén de la palmera (78).” el zumbido de una abeja y el vaivén de una palmera son dos cosas muy tranquilas que usualmente se asocian con una tarde cálida, perezosa, de verano y no con violencia. Más tarde en el poema Sánchez utiliza las palabras, “inmortalidad” y “perennes,” ambas son palabras que significan desafiar el tiempo. Estas chicas han sido profundamente heridas. Buscarán para siempre su niñez en el familiar, el zumbido de la abeja o el balanceo de los árboles pero no encontrarla. Lo que es más es que este poema trasciende el tiempo. Las mujeres a las que se refiere Sánchez no son sólo las que están siendo lastimadas en el presente, sino también las mujeres del pasado y el futuro. Ella escribe,“Hablo del sexo inmaculado / de las niñas perennes / que se alzan por encima del desconsuelo / como águila y cóndor / mostrando su grandeza / doblegada por el paso de los tiempos.” A pesar de que estas mujeres pueden levantarse y continuar con su vida, siempre llevarán la carga de la violencia. Esta carga es algo que se pasa por generaciones, ya que la violencia que no se confronta continuará. Aquí, Sánchez usa sus palabras para combatir esta violencia y para crear una voz para las mujeres indígenas, pasadas, presentes y futuras, para que un día no tengan que sufrir más.

En poema “Once,” Sánchez celebra de nuevo a toda la mujer y se dirige a la violencia contra las mujeres. La primera mitad del poema dice, “Celebro mi sexo / y las exquisitas formas de mis caderas / donde reposa el hombre que amo / Glorifico mi alma / lo mismo que mis labios mayores y menores.” En estas líneas, el autor pide que su alma sea tan glorificada como su sexo. Más tarde, Sánchez aborda la violencia contra las mujeres en estas comunidades. Usando la repetición de la línea, “Me nombro y hablo por…” Sánchez muestra su activismo y uso de las palabras como defensa.

El significado de estas poemas individuales y su conexión entre sí se destaca en el título del libro. Mokaya es un sustantivo masculino que significa cultivador o cuidador de la tierra. Es también una palabra derivada de Mojk’jäyä, que es la contraparte femenina “flor de maíz” a la parte masculina del maíz. Esto enfatiza que ambas partes del maíz son igualmente importantes para el crecimiento de la planta. Además, al usar estas palabras, Sánchez se refiere a la relación indígena con la tierra. Es significativo que Sánchez Utilice estas palabras para el título de su trabajo, ya que la razón por la que escribe es en última instancia para llegar a otros lectores indígenas y defender a las mujeres indígenas. Ella quiere ampliar su audiencia para obtener el reconocimiento de los pueblos indígenas y la literatura, que es una tarea difícil.

De los poemas en el cuarto Mojk’jäyä parte del libro Mojk’jäkä-Makaya de Mikeas Sánchez, es obvio que ella se preocupa profundamente de la situación de las mujeres indígenas. Ella utiliza la yuxtaposición para enfatizar la violencia que enfrentan las mujeres jóvenes y las niñas, y utiliza su propia voz para defender a aquellos que no pueden hablar por sí mismos. Su obra tiene más poder porque es posible a alcanzar muchas personas ambos indígena y no indígena. En esta maner, ella es capaz de expandir su audiencia, y atraer más atención a las luchas de las mujeres indígenas. Específicamente por escribiendo sobre la importancia del poder de la autonomía y la violencia contra las mujeres. Mikeas Sánchez tiene una arma muy fuerte en sus palabras, y tiene la capacidad a defender aquellos quien oprimidos, y dar una voz a aquellos que no tienen ninguno.

Bibliografía

Circe. “Mikeas Sánchez, La Poesía Como Resistencia.” Circe, 1 Nov. 2017, leecirce.com/mikeas-sanchez/.

“Ecocriticism and Indigenous Studies: Conversations from Earth to Cosmos.” Ecocriticism and Indigenous Studies: Conversations from Earth to Cosmos, by Salma Monani and Joni Adamson, Routledge, 2017, pp. 208–209.

Salgado, Armando. “La Voz Del Viento: Mikeas Sánchez.” La Jornada Zacatecas, 22 Oct. 2018, ljz.mx/2018/10/22/la-voz-del-viento-mikeas-sanchez/?fbclid=IwAR0SR0qsUuV5aPouw7A7OQex3oneRDDt2P4gGYeynbCv-rTM49yJxsahmpg.

Sánchez, Mikeas. Mojk’jäyä-Mokaya . Pluralia Ediciones, 2013.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *